Una chica se puso a bailar en frente de la jaula de los monos, esto fue lo que pasó

Los animales no solamente están ahí para ocupar un espacio sino que ellos son capaces de hacer toda clase de hazañas a las que inclusos una persona no puede acceder. La verdad es que es algo impresionante.

De acuerdo con los datos que han aportado varios de los expertos lo que está pasando es que estas criaturas se ven inmersas en nuestras sociedades y por esa razón también desarrollan habilidades que antes no estaban.

La nota que queremos compartir contigo el día de hoy tiene que ver con algo que pasó en un zoológico y que ha hecho que las personas reconsideren un poco la inteligencia de los primates, es algo divertido esto.

Sucede que en los zoológicos las personas tienen la posibilidad de observar a los animales en ambientes controlados que pretenden imitar las condiciones que estos animales tienen en el medio natural.

Merece la pena acotar que por lo general no son capaces de reproducir un entorno que valga la pena y eso hace que los animales sufran bastante. Es una pena que unas criaturas tan sublimes tengan que pasar por algo así.

Pues bien resulta que hace un par de semanas una chica optó por no respetar las reglas a la hora de observar a los simios y se puso a bailar en frente de la jaula de estos animales y no vas a poder creer lo que pasó después.

Uno de los simios se acercó pero no parecía que estuviera enojado ni nada por el estilo sino que en realidad se notaba que el simio estaba disfrutando de lo que estaba viendo y no solamente eso sino que quería compartirlo.

De cualquier modo este animal se fue por unos segundos solamente para invitar a uno de sus colegas para que viera semejante espectáculo, más tarde otro simio vino y aquello parecía una especie de concierto. Los animales estas impresionados.

Lo que pasó después es que estás criaturas estaban intentando tocar la retaguardia de la mujer pero como era de esperarse el cristal que estaba ahí evitaba que algo como eso pasara. Hubiese sido divertido ver eso.

Este comportamiento no es el más apropiado en el contexto de un zoológico pero la realidad es que se puede considerar como uno divertido. Esperamos que más personas no quieran hacer esto con otros animales.

Si lo hacen con un par de osos podría ser realmente peligroso. Más vale prevenir.

 

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: