DESCUBRE CÓMO DAÑAS TU CUERPO AL COMER A MEDIA NOCHE

Comer a mitad de la noche, cuando el cuerpo precisa reposar, influye en en el incremento de peso. Esta fue la conclusión de una investigación efectuado en la universidad de Northwestern, Illinois, E.U..

Ingerir comestibles de noche va contra el reloj biológico y puede transformarse en un factor esencial que nos conduzca a la obesidad, con lo que se aconseja continuar las pautas naturales de las actividades al día y comer a horas convenientes. Los autores de la investigación aseveran que “simplemente alterar los horarios de las comidas puede afectar enormemente el peso corporal”.

Para llegar a esta conclusión, un conjunto de especialistas encabezados por Fred Turek sostuvieron a lo largo de seis semanas a dos conjuntos de ratones con una dieta rica en grasas. Al primer conjunto se le nutrió a lo largo de la noche (en tanto que son animales nocturnos); al segundo, a lo largo del día, desfasando su reloj biológico. Al final del experimento, el segundo conjunto engordó más que el primero. Turek concluyó que alimentarse contra el reloj biológico facilita la obesidad.

En el caso de la mayor parte de los humanos el metabolismo degenera a la noche y con esto se reduce el gasto de energía. Lo que contrarresta con la idea de ingerir un aporte calórico fuerte en horarios nocturnos.

Nuestro reloj circadiano, o bien el sistema de regulación biológica, regula nuestros ciclos diarios de nutrición, actividad y sueño, respecto a los ciclos de luz y obscuridad del exterior. Estudios recientes han encontrado el reloj interno del cuerpo asimismo regula el empleo de la energía, insinuando que el horario de las comidas pueden ser esenciales en el equilibrio entre la ingesta calórica y el gasto.

Los estudiosos planean ahora investigar los mecanismos moleculares tras sus observaciones de que comer en el instante “equivocado” puede conducir al incremento de peso.

¿Qué son y qué papel juegan los ritmos circadianos?

La palabra circadiano procede del latín ‘circa’ (en torno a) y de ‘diano’ (día), y como su nombre lo señala, el periodo que entienden es más o menos de un día.

Los ritmos circadianos y el metabolismo están de manera estrecha socios. Merced a su interacción las células marchan de modo conveniente y se sostienen sanas. Los ritmos circadianos de veinticuatro horas liderean funciones fisiológicas esenciales en los organismos vivos. Estos sistemas esenciales de seguimiento del tiempo (en el cuerpo) adelantan cambios ambientales y los amoldan al instante del día. La perturbación de estos ritmos puede ejercer una repercusión profunda sobre la salud humana, lo que ha sido relacionado con la obesidad, la diabetes, el insomnio, la depresión, enfermedades cardiacas y cáncer, por refererir unos pocos ejemplos.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: