El Sol envía un cálido e inusual ‘saludo’ a la Tierra

La silueta de un corazón apareció claramente en imágenes solares tomadas desde un telescopio espacial.

Este 2 de octubre se pudo observar en el Sol un adorno poco habitual: en fotos tomadas desde el espacio, apareció en su superficie el contorno de un corazón. La silueta, símbolo de afectividad, se dejó ver en la cara solar que actualmente da hacia la Tierra, de modo que nuestra estrella habría enviado un mensaje de simpatía precisamente a este planeta.

El corazón se formó por los campos magnéticos del Sol. Los contornos de la figura fueron ‘dibujados’ por bucles de flujo magnético frío, que se ven más oscuros, mientras que en su centro estaba un área más caliente. El tamaño del corazón, que permaneció visible por unas horas, fue de cerca de un millón de kilómetros cuadrados. El fenómeno fue descrito en un comunicado por el Laboratorio de Astronomía de Rayos X del Sol, adscrito al Instituto Físico Lébedev de la Academia de Ciencias de Rusia. La institución usó como referencia imágenes solares tomadas desde el telescopio espacial SDO de la NASA. Los especialistas del Laboratorio resaltaron que la figura apareció en la misma área que días antes produjo un flujo de viento solar sobre la Tierra y provocó una fuerte tormenta magnética. “Será que nuestra estrella ha presentado hoy sus excusas a la Tierra”, dice el comunicado.

El año 2017 va camino de convertirse en el año más cálido del registro global, que comenzó en 1880. Dos de los grandes indicadores del avance del cambio climático, como son la temperatura global y la extensión de hielo en el Ártico, han pulverizado en lo que va de año prácticamente todos los récords.Desde enero hasta junio, todos los meses han batido de forma individual el anterior récord de temperatura a escala global para ese mes. Y los seis primeros meses del año 2017 se han convertido ya en la mitad de año más cálida del registro, con una temperatura media 1,3ºC superior a la de finales del siglo XIX y 1,5ºC por encima de la temperatura de la era preindustrial, según el análisis presentado por la NASA. Pero, además, cinco de los seis meses del inicio de año han transcurrido con la mínima extensión de hielo en el Ártico para esos meses desde que se comenzaron a tomar registros vía satélite en el año 1979. Y la única excepción, el mes de marzo, se ha situado en el segundo lugar para ese mes. La extensión de hielo ártico en el pico de fusión del verano cubre normalmente en la actualidad un 40% menos superficie que a finales de los 70; y el mínimo de cada temporada que se alcanza en septiembre ha caído a un ritmo de más del 13% cada década. No obstante, la Antártida se escapa de este dibujo general y es la única zona del planeta que muestra un enfriamiento respecto a la temperatura media del periodo de referencia para esa zona

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: