Hipocondría , cuando la creencia de una enfermedad se convierte en la enfermedad

Cuando una enfermedad aparece en nuestro organismo es normal que nos sintamos mal; algo nos duele o nos pica, y nos sentimos muy incómodos, hasta puede resultar afectado nuestro ánimo y quienes nos rodean lo entienden. Pero… ¿Y si todo fuera producto de la imaginación?

Nos referimos a los casos de hipocondria, situación en la que por creer que tenemos una enfermedad, nuestro cuerpo manifiesta los síntomas. Examen tras examen, el resultado es el mismo: todo está normal. Aceptamos lo que el médico dice, pero seguimos sintiéndonos mal. ¿Por qué? La ansiedad y el miedo se apoderan del paciente, que si bien no sufre de lo que cree, presenta un trastorno mental, y por lo tanto requiere atención médica para resolver su situación.

Quien sufre hipocondria puede experimentar estos síntomas:

1.- Preocupación excesiva ante cualquier molestia física.

2.- Necesidad de confirmar el resultado con varios médicos.

3.- Atención excesiva a cualquier cambio en su organismo.

4.- Miedo y preocupación por temas relacionados con una enfermedad.

5.- Experimenta síntomas de la enfermedad que cree que tiene, por lo general los encuentra en internet y se realiza un diagnóstico.

¿Por qué se desarrolla la hipocondria?

Aunque no se sabe a ciencia cierta la causa de este padecimiento, algunos psicólogos aseguran que quien experimenta hipocondria, lo hace para manipular a sus seres queridos o para evadir alguna situación dolorosa, pues se escuda en su supuesta enfermedad para no aceptar lo que le disgusta, o para no enfrentar algo que ha estado evadiendo.

Esto nos lleva a definir los niveles de hipocondria que pueden presentarse:

1.- Suave: El paciente tiene miedo de sufrir alguna enfermedad, acude al médico y confía en el diagnóstico que éste le da.

2.- Pasajera: La que puede sufrir cualquier ser humano al informarse de alguna enfermedad, pero al paso del tiempo se olvida de ello.

3.- Falsa : Ocurre cuando se confunde la hipocondriasis con otro problema.

4.- Grave: La persona experimenta diversos síntomas de enfermedades. A pesar de estar sana, no acepta la respuesta de los médicos y necesita ayuda psicológica para superarla.

El mejor tratamiento

Insistimos en que la terapia es el mejor remedio, no sólo detiene la hipocondria sino que nos ayuda a enfrentar el problema que realmente tenemos, el que detonó esa condición. Además hay cosas que puedes hacer en casa para tranquilizarte. Por ejemplo:

1.- Relajarte

Las emociones dan fuerza a los sentimientos y éstos pueden llevarte a desarrollar sensaciones, por lo tanto trata de mantener la calma. Al relajarte controlas el miedo y la ansiedad.

2.- Confiar en ti mismo

Confía en tus habilidades y cuida tu cuerpo, así estarás preparado para lo que sea, en lugar de sentir que te enfermas. Muchas personas en el afán de evadir un problema o al tener miedo de enfrentarlo, fuman y beben, por lo que en lugar de cuidarse crean el escenario perfecto para enfermarse.

3.- Dejar que tu cuerpo descanse

Las ideas son órdenes para el cerebro, por lo que si piensas que estás enfermo, habrá síntomas. Come y duerme bien, sal con tus amigos, así tu mente estará ocupada en otras cosas y tu cuerpo podrá descansar.

4.- Cuidar lo que lees en internet

Ante la menor molestia, acude al médico y respeta su preparación profesional. Si bien internet es un mundo lleno de información, muchos le han convertido en un arma de verdad, que muchas veces ayuda a elaborar diagnósticos equivocados. Si te sientes mal, visita a tu médico de confianza y sigue el tratamiento que te indique. Pero si no tienes nada, busca en qué emplear tu tiempo de forma productiva.

Recuerda: la hipocondría sí es una enfermedad, pero puede curarse si te lo propones.

Loading...
A %d blogueros les gusta esto: